• 12 variaciones fotografía ventilador

Cómo lo hice. Confesiones de Gerardo Repetto

El Banco Itaú organiza anualmente el Premio Itaú Cultural de Artes Visuales. Es un premio de alcance nacional y abarca casi todas las disciplinas del arte. Entre los finalistas Gerardo Repetto, nuestro profe de fotografía en las carreras de Publicidad y Diseño,  obtuvo  una de las menciones, con una obra que se llama: 12 variaciones (ventilador de techo). Y aquí nos cuenta sobre ella:

Se trata de 11 dibujos y una foto. Los dibujos parten de un “pensamiento fotográfico”, por decirlo de algún modo. No fueron hechos directamente por mí sino por un ventilador de techo. Até un hilo desde una de las aspas del ventilador y en el otro extremo puse una birome (luego una fibra, un lápiz, un marcador) rozando un papel. Encendí el ventilador y dejé que se produjera el registro. Lo repetí muchas veces. Fui variando los tiempos; algunos dibujos tienen 30 minutos y otros más de 15 horas. Es un trabajo en proceso, llevo realizados unos 60 dibujos y pienso hacer más cuando vuelva el calor.

En una fotografía la luz baña al objeto, no importa cuán cerca o lejos esté el objeto a fotografiar, en algún momento ese objeto y el soporte fotográfico estarán “unidos”, inexorablemente, por medio de la luz. ¿Y si esa conexión no fuera mediante la luz? Seguramente no sería una foto. Es, un poco así, cómo fue apareciendo la idea de los dibujos. Porque el hilo que sujeta el lápiz y conecta al ventilador con el papel, es como el rayo de luz en la Fotografía. Yo soy sólo un operador. Mi participación es mínima. Dispongo los elementos y decido cuándo comienza y acaba el proceso. El ventilador, de alguna manera, se representa a sí mismo.

Este trabajo es parte de una serie de obras que estoy desarrollando y que se desprende de unas preguntas, disparatadas por cierto, que empecé a formularme hace un tiempo: ¿qué pasaría si un día, misteriosamente, desapareciera la Fotografía? ¿qué haríamos sin ella? ¿qué nos quedaría como legado?  Los dibujos del ventilador son una aproximación a esas respuestas…


Antes de cerrar quería mencionar una anécdota que me gustaría compartir, sobre todo, con los alumnos. Este proyecto con el que participé del premio Itaú y que obtuvo un reconocimiento, lo había presentado unos meses antes a otro concurso a nivel local y no pasó siquiera la etapa de selección. Tanto en el Arte, como en la Publicidad o el Diseño, la valoración del trabajo creativo es un asunto complejo. Premios y “rebotes”, siempre están ahí, muy cerca uno de otro.

No quiero ponerme en plan de consejero (no me gusta) por eso no voy rematar con una moraleja. Pero sí quiero decir que, como docente, me pone muy contento poder contar esta experiencia y en este espacio que trasciende el aula. Por mucho que me guste hablar de los fundamentos de la profundidad de campo, sé muy bien que tarde o temprano la mayoría olvidará lo que es un “círculo de confusión”, pero tal vez, este comentario sobre la relatividad de los brillos y las sombras que se proyectan sobre nuestro trabajo, les resuene durante más tiempo. Ojalá.


 

Si van a Buenos Aires, pueden ver la muestra del Premio Itaú en el Centro Cultural Recoleta. Luego, va a itinerar a otras provincias y posiblemente llegue a Córdoba. Si es así, seguro se enterarán por acá

Comunicación IES