El diseño como parte de nuestro día a día

El diseño se encuentra presente en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana sin que nos demos cuenta en la mayoría de los casos. Detrás de cada objeto al cual damos uso en el día a día se encuentra un diseñador que lo pensó y diseñó con un objetivo.

Cuando circulamos por la vía pública, ya sea a pie o en algún vehículo, por ejemplo, vemos señales que nos dan información. Un cartel de “pare” nos indica que debemos frenar el vehículo, el semáforo nos permite avanzar o detenernos, los locales comerciales tienen carteles con los productos que ofrecen, el celular que utilizamos todo el tiempo fue ideado por un diseñador, los automóviles, un folleto, la ropa, las sillas, etc. El diseño nos invita a tomar decisiones en determinadas circunstancias.

“Las formas o estructuras del mundo inmediato que habitamos son, indiscutiblemente, resultado del diseño humano”, sostiene John Heskett en su libro “El diseño en la vida cotidiana”. Además, en el mismo habla que estamos condicionados por el diseño, toda la vida que nos rodea presenta manifestaciones del diseño.

La forma en que vivimos y percibimos el mundo está influenciada por el diseño en todas sus dimensiones, sea el diseño gráfico, el industrial, de moda, multimedial, entre otros. Cada uno de ellos impacta de manera diferente en la sociedad, en la ropa que vestimos, en los objetos con los cuales interactuamos, los carteles que observamos.

Si hablamos particularmente del Diseño Gráfico, podemos decir que consiste en “la acción de concebir, programar, proyectar y realizar comunicaciones visuales, destinadas a transmitir mensajes específicos a grupos determinados”, tal como lo define Jorge Frascara en “Diseño Gráfico y Comunicación”. Es decir tiene como una de sus funciones primordiales comunicar.

Una señalética, una gráfica, un afiche, un banner y diferentes elementos pertenecientes al diseño gráfico, dicen muchas cosas, transmiten y buscan generar reacciones en la gente. Un cartel que indica la ubicación del baño en un establecimiento, o de la administración, o cualquier otra área, nos comunica que en caso de necesitar acudir a alguno de esos espacios debemos seguir lo que nos marca dicho cartel.

Un cartel o un folleto por ejemplo, serán de uno o varios colores determinados, pero no por mera casualidad, sino por los objetivos que tiene el diseñador con respecto al consumidor de los mismos, qué conducta o pensamientos quiere generar en ellos. Los colores cálidos tales como el rojo, el amarillo y el naranja reflejan pasión, felicidad, entusiasmo y energía. Por otro lado, el azul y el verde son relajantes, buscando una sensación de calma, armonía.

El diseño web es otro claro ejemplo de la influencia del diseño en la vida cotidiana. En la oficina cuando estás trabajando, si estás en internet buscando algún producto para comprar, un servicio para contratar o información sobre algo en particular, todo eso implica el acceso a una página web que fue diseñada por alguien. Ese alguien, uno o varios diseñadores, pensaron la ubicación de cada uno de los elementos en la página, de modo que el usuario logre encontrar lo que está buscando. La experiencia de usuario (UX) es fundamental para satisfacer las necesidades de las personas que acceden a un sitio web, y es algo con lo que las personas lidian día a día.

Si una persona que quiere salir de vacaciones o pasar el fin de semana en algún lugar, e ingresa a la página de algún hotel, por ejemplo, será importante que encuentre los medios de contacto con la empresa, las fotos de las habitaciones, las comodidades, los servicios, ubicación, etcétera.  Incluso acceder a las redes sociales de dicha organización para ver la interacción con los clientes, las opiniones o valoraciones de los mismos. Y en base a eso decidir si lo elige como lugar de hospedaje.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en las formas que tienen los objetos que usamos todos los días? Eso es obra de los diseñadores industriales que proyectan de manera material la idea que tienen en sus mentes. Cada objeto habla, tanto de su función como de su historia. Un celular tiene la forma que tiene porque se adapta a la mano, el tamaño para poder maniobrarlo con comodidad, llevarlo en el bolsillo y lograr su principal función, que sea portátil. Una silla también es diseñada pensando en la comodidad de los consumidores, que no dañe la espalda, que no genere dolores, que garantice el confort.

Como has visto, el diseño en todos sus tipos, atraviesa nuestras vidas en nuestro día a día cotidiano, sin que seamos realmente conscientes de ello, por eso es importante detenerse y analizar lo que hay detrás del mismo, y cómo quienes lo piensan buscan facilitar la vida de las personas.

Predeterminado del sitio

Redactor de Contenidos IES