El valor de la gestión logística en las empresas

Por Juan Serra*

Como concepto simple, podemos decir que la Logística es una disciplina que Planea, Organiza, Direcciona y Controla todo el conjunto de actividades u operaciones que se llevan a cabo dentro de una cadena de abastecimiento, con la finalidad de alcanzar la satisfacción del cliente, con una óptima relación de costos.

No importa el tamaño de la organización (pequeña, mediana o grande) como tampoco su actividad (industrial, comercial o de servicios), en mayor o menor medida todas tienen procesos logísticos.

La cadena de abastecimiento es la conexión necesaria para que las empresas desempeñen su objetivo de satisfacer a sus clientes, de manera directa o indirecta. En definitiva, lo que se busca es generar flujos más eficientes y eficaces en una cadena de abastecimiento más confiable, más rápida, mejor integrada, con reducción de costos, que sea amigable con el medio ambiente y, sobre todo, más competitiva.

La cadena de abastecimiento cumple tres importantes funciones:

-Aprovisionamiento: Las operaciones que lleva a cabo la empresa para disponer de los materiales necesarios para fabricar o comercializar. Así, la empresa puede funcionar, de acuerdo a los objetivos definidos.

Es la principal relación de la empresa con el proveedor, interesado en tener el producto lo antes posible. Desde el punto de vista comercial, a la empresa le conviene tener el menor stock de materiales inmovilizados, ya que una gran cantidad en el inventario puede implicar costos excesivos y disminuir la competitividad.

-Producción: Es la planificación, implementación y control de una manera lo más eficaz y eficiente posible; y la transformación de los productos entrantes en salidas, disponibles para su consumo y uso por parte de los usuarios finales.

-Distribución física: Es el traslado de los productos finales (bienes o servicios) poniéndolos a disposición del cliente. El canal de distribución posibilita que el usuario obtenga el producto en el lugar, tiempo y cantidades adecuadas.

Las etapas principales en la cadena de distribución física son: la recepción del producto elaborado por el fabricante; la función de inspección; la cadena de transporte; el almacenaje; y la entrega al cliente.

Esto es claramente visible en la industria manufacturera donde el proceso se inicia en la adquisición de componentes o materias primas a proveedores, almacenamiento, abastecimiento a producción, almacén de productos terminados, transporte y distribución a clientes.

En una actividad comercial la cadena se limita a adquisición de productos, transporte, almacenamiento  y distribución física; la actividad de servicios incluye adquisición de bienes para el desarrollo del servicio y la prestación del servicio propiamente dicho.

La importancia del capital humano calificado en el proceso logístico es una de las actuales necesidades que las organizaciones han evaluado. Ante las nuevas condiciones de alta competitividad, la adecuada gestión de la cadena de suministros y la logística (desarrollo y generación de indicadores, evaluación de los mismos, análisis de causa-efecto, elaboración de cuadro de mando integral) juegan un papel fundamental para las organizaciones, ya sea para aquellas que exportan como aquellas que producen al mercado local, como dijimos anteriormente, independientes de su tamaño.

El desarrollo de las tecnologías de información ha significado mayores niveles de productividad, así como menores tiempos y costos en las transacciones, lo que ha obligado a las empresas a replantear sus procesos logísticos, en la búsqueda de mejorar la competitividad.

En conclusión, la gestión logística es de vital importancia para las organizaciones, ya que con adecuados procesos, gestionados y controlados, aseguran una reducción de costos y aumentar el nivel de satisfacción de los clientes, tanto internos como externos.

*Director de la Carrera de Logística en el Colegio Universitario IES Siglo 21

Mauricio Lirio

Redactor de Contenidos IES