Otro año electoral y van…

Por Sergio Dávila*

Los años electores se caracterizan por ser particulares. Por lo general, los mercados se convulsionan como consecuencia de la incertidumbre que generan los posibles escenarios post electorales generando dificultades, en algunos casos, y oportunidades en otros. Es un desafío para los empresarios, principalmente pymes, trabajar para evitar que esta coyuntura los desenfoque de su estrategia, con el riesgo de perder el rumbo por la incapacidad de tomar decisiones que les permita ser flexible para adecuar sus negocios a estos cambios.

Y este año no es la excepción. Por el contrario, los indicadores macroeconómicos muestran una realidad muy compleja. Las empresas se encuentran con una inflación muy alta, una retracción de la demanda y el nivel de actividad, la imposibilidad de acceder a la financiación externa por su alto costo, un tipo de cambio muy volátil, una necesidad del estado por sostener un equilibrio en sus cuentas fiscales que hace imposible reducir la alta presión fiscal y una situación externa que se resume en el conflicto comercial de dos grandes potencias: EEUU y China, con los efectos negativos que esto genera.

A este escenario económico, se le suma una realidad social y política que agrega más presión y hace más difícil aún identificar el rumbo a seguir por las empresas, para no quedar atrapadas en un círculo vicioso, que muchos han denominado “depreflación”, provocando el  cierre temporal o definitivo de sus negocios.

Sin embargo, muchas empresas van a superar esta delicada situación y saldrán más fortalecidas competitivamente para el futuro. Pero, ¿Cómo lo logran?

Empecemos primero por revisar los costos. Hay muchos gastos que pueden reducirse y otros que pueden transformarse en variables y de esta forma asociar los niveles de ingresos con los costos. Por ejemplo, si se negociara un valor de alquiler a los niveles de ingresos, quitaría la presión a fin de mes de tener que pagar una suma fija que es independiente al nivel de actividad. Probablemente estemos pensando que esto es imposible. Pero en ciertas actividades hace un largo tiempo que se viene realizando. Las empresas de consultorías y los centros de capacitación, entre otros, han adoptado por alquilar los espacios en los momentos que lo necesitan, y de esa forma evitar abonar altas sumas por espacios que quedan improductivos durante mucho tiempo. Lo mismo sucede con los salarios, la gestión de inventarios, los servicios, los costos comerciales, etc. Sea optimista y al menos intente identificar costos que puede modificar o reducir.

Revise los procesos productivos, administrativos y comerciales. Es muy común observar tareas que se repiten cotidianamente y que no agregan ningún valor. Pregúntese, lo que estoy haciendo, ¿es importante para el cliente?  ¿El cliente lo aprecia?  ¿Necesito el proceso para poder desarrollar otros?  ¿Se puede reducir el tiempo y los costos del proceso? Sea creativo, piense otros modos de realizar las tareas.

Incremente el valor al cliente con propuestas de muy bajo costo. Para sorprender al cliente no es necesario realizar costosas acciones comerciales y de marketing. En estos momentos, el cliente es sorprendido con acciones simples. Identifique quién es su cliente. Estúdielo. Escúchelo.  Entienda sus necesidades. Simplifíquele su día. Sea cordial.

Evite caer en altos costos financieros. Para ello tendrá que reducir al mínimo su ciclo operativo. Aproveche los beneficios que le otorga su proveedor. Realice alianzas comerciales. Gestione los tiempos de pago. Asegúrese cobrar en el menor tiempo posible. Gestione su stock para evitar altos costos de inmovilización. Evite utilizar financiamiento informal de alto costo y de corto plazo.

Mida todas sus actividades y el resultado de sus decisiones. “Si no puede medir, es muy difícil que pueda hacer”. Su rentabilidad  estará en función del nuevo escenario de costos y el nivel de ventas que encuentre en el mercado.

Reinventarse, innovar, medirse, ser eficiente, invertir, paciencia y perseverancia son las palabras que mejor definirán las acciones para este año. No se convenza que ya no puede hacer nada para superar esta difícil situación que atraviesa. Si busca un resultado diferente, deberá modificar las maneras en que actúa.

*Economista y docente en Colegio Universitario IES Siglo 21

Mauricio Lirio

Redactor de Contenidos IES